(+34) 971 35 60 30

info@impulsmenorca.com

Hallux Abductus Valgus (HAV):o el famoso Juanete.

En el siguiente post os explicamos una dolencia muy común: los juanetes.

Qué es?

El HAV o Juanete se trata de una subluxación estructural del 1r metatarsiano, en casos graves acompañado de una pronación o rotación del 1r dedo. Se trata así de una compleja deformidad que afecta la 1a articulación metatarsofalángica del pie, donde se desvía el primer dedo (hallux) alejándose de la linea media del cuerpo y acompañado normalmente de una rotación del mismo, mientras que el metatarsiano se desvía hacia la línea media del cuerpo, lo que provoca una deformidad que afecta también al resto de estructuras anatómicas adyacentes.

Esta deformidad acostumbra a manifestarse a partir de los 30-40 años, aunque tampoco es raro si aparece en alguna otra etapa de la vida.

 

 

 

HAV o Juanete, representación gráfica.

Fuente: https://www.thomasharrismd.com/hallux-valgus.html

Generalidades del juanete o HAV:

- El HAV puede ser sintomático o asintomático.

- Presenta una deformidad ósea que acaba alterando el calzado.

- Cuando es sintomático, provoca dolor a la hora de caminar así como dolor por la presión y roce con el calzado.

- A veces se acompaña de deformidad en los dedos menores, como pueda ser dedos en garra o dedos en martillo.

¿Qué la provoca?

El HAV o Juanete se trata de una deformidad de origen mutlifactorial, es decir, que puede estar provocada por varios factores. Entre los más importantes encontramos:

- Calzado: Zapatos estrechos y de puntera triangular provocan con el paso del tiempo la formación del HAV debido a la posición anómala de los dedos dentro de éste.

- Factor genético: Estudios demuestran una clara relación padres-hijos en la aparición del HAV a lo largo de la vida, no heredándose directamente el HAV, sinó el funcionamiento y la forma del pie que a la larga acabarán provocándolo.

- Género: Diversos estudios muestran también mayor predisposición de aparición en las mujeres por diversos factores como puedan ser, por ejemplo, una mayor laxitud ligamentosa.

- Factores traumáticos como puedan ser fracturas, luxaciones, etc.

- Factores reumáticos como artrosis, artirtis, artritis reumatoide, etc.

- Factor biomecánico: Una biomeca´nica deficiente del pie por compensacio´n de deformidades estructurales o por la pronacio´n como varo compensado de antepie´, Pie plano o valgo, torsiones y rotaciones anormales de la extremidad inferior, etc.

 
 

Pie plano o valgo, uno de las principales etiologías del HAV.

Fuente: http://www.sportsradiologist.com/flat-foot.html

Tratamiento para el HAV: El tratamiento para el HAV puede dividirse entre el tratamiento conservador o el tratamiento quirúrgico.

- Tratamiento conservador: El tratamiento conservador para el HAV se realiza normalmente en estadios iniciales cuando no es recommendable el tratamiento quirúrgico. Este consiste en la realización de soportes plantares (plantillas). La función de los soportes plantares en este caso consiste en ayudar al pie a realizar la función correctamente compensando las alteraciones en la marcha que puedan acabar provocando la aparición de deformidades con el paso del tiempo.

Además, también se pueden realizar ortesis de siliconas, separadores interdigitales y otros dispositivos para ayudar a la mayor normofunción del pie. El uso de un calzado adecuado también es fundamental para evitar o retrasar la aprición del HAV.

Soportes plantares mediante técnica en directo.
 

- Tratamiento quirúrgico: El tratamiento quirúrgico del HAV se realiza en aquellos casos en que bien ha fallado el tratamiento conservador o bien el paciente sufre un grado de dolor por el HAV, afectaciones asociadas como deformidad del 1r dedo y en consecuencia de los dedos menores así como dedos en garra, metatarsalgia (dolor en la zona metatarsal) o alteraciones a nivel más proximal como puedan ser problemas asociados en la rodilla o la cadera causados por un mal apoyo del pie.

El objetivo a nivel quirúrgico del HAV consiste en corregir la deformidad del 1r dedo realineándolo, eliminar el juanete o bunion (prominencia ósea lateral al 1r dedo), realinear el 1r dedo con el resto de dedos menores y así conseguir una parabola metatarsal que facilite un correcto apoyo entre todos los metatarsianos del pie que evite sobrecargas o callosidades en determinados puntos de apoyo, y alargamiento o tenotomías en los tendones de dichos dedos para facilitar su realineación.

Cabe decir que existen muchas técnicas a la hora de intervenir un juanete o HAV, cada una de ellas dependerá de la exploración clínica y del uso de pruebas complementarias como la radiografía, la cual nos permitirá cuantificar el grado de desviación del 1 dedo en torno al 2o, y diversos ángulos más que se deberán medir en dicha radiografía antes de realizar la intervención. Todo esto nos ayudará para poder elegir la técnica más adecuada en cada caso y así asegurar el mayor porcentaje de éxito posible.

Para asegurar el éxito en la cirugía, además, también se debe realizar previamente una exploración biomecánica que nos permite valorar bien el origen de dicha deformidad y el comportamiento del pie durante la marcha.

La cirugía de HAV puede realizarse mediante cirugía abierta o mediante técnica MIS (Cirugía de minima incision).

Para finalizar, se haya realizado cirugía o no, siempre será de vital importancia que la persona que padece de HAV use soportes plantares para compensar la alteración en la marcha que lo ha provocado, siendo fundamental también el uso de estos después de la cirugía para evitar que vuelva a aparecer la deformidad al cabo de un tiempo.

En Impuls disponemos de los sistemas adecuados para ofrecer una correcta valoración biomecánca que nos ayude a esclarecer el orgien de dicha deformidad para darle posteriormente el mejor tratamiento posible.

 

Jordi Navarro

Podólogo Impuls

Más entradas

categorías del Blog